Heima es hogar en islandés - Laia Soler

13 de diciembre de 2017


Título: Heima es hogar en islandés
Autor: Laia Soler
Editorial: Plataforma Neo
Año: 2015
Nº de páginas: 360
Sinopsis: ¿Puede estar tu hogar a miles de kilómetros de casa?
Ver la vida en blanco y negro no es divertido.
Laura padece una extraña enfermedad que le impide apreciar los colores, pero si últimamente su vida es gris no es solo porque sufre acromatopsia. Acaba de romper con su novio y sus padres no dejan de pelearse tras el divorcio. Por eso, decide alejarse de todo y toma el primer avión que sale del aeropuerto.
El destino la lleva hasta Reikiavik, Islandia. Allí conoce al simpático Orri, quien le propone emprender un viaje para recorrer el país con él y su no tan simpático amigo Guðjon. Quizá no sea una idea sensata, pero no es que Islandia ofrezca muchas opciones a una chica que se ha escapado de casa.
Lo que Laura nunca podría sospechar es que los dos islandeses esconden un secreto imposible de creer, incluso para alguien como ella, y que ese viaje la cambiará para siempre.


Opinión personal: 

Como siempre, quiero haceros un breve resumen sin spoilers de lo que va el libro y luego ya pasaré a destriparlo. Ya sabéis que si pongo algún spoiler, irá entre corchetes y en blanco para que lo podáis leer aquellos que ya hayáis leído el libro u os dé igual leer el spoiler, así que vamos allá!

Laura, nuestra protagonista, tiene una situación un tanto difícil: tiene un problema en la vista que le impide ver los colores, por lo que sólo puede ver en blanco y negro; su familia está totalmente desestructurada, sus padres se están divorciando y se echan las culpas mutuamente con su hija en medio; y Laura... Laura está hasta las narices. Así que un día decide que lo mejor es irse a un aeropuerto con su maleta y coger el primer avión para empezar una especie de "nueva vida" de vacaciones y desconexión total. El destino hará que viaje hasta Islandia donde conoce a un chico, Orri. Es bastante peculiar y risueño, y le propone hacer un viaje por toda la isla con Gudjon, su amigo que es un pelín borde y serio.
La historia nos cuenta todo el viaje de Laura y todas las aventuras que va a tener que pasar, que no son pocas. 

Para empezar, quiero decir que es un libro que tenía muchísimas ganas de leer, porque ya sólo por la portada entra por los ojos, pero es que además, después de leer "Los días que nos separan", de la misma autora, me quedé con unas ganas tremendas de leer algo más de ella, así que la excusa era perfecta. 

La hisotria, desde ya, tengo que contaros que me ha encantado. ¿Por qué? Laia tiene una forma de escribir muy fresca que engancha desde las primeras líneas. Todo esto es porque se centra en historias que perfectamente podrían pasarle a cualquiera, con la que cualquier chica (en este caso porque la protagonista es femenina) puede sentirse identificada, así que ha sido genial poder sentirse tan cerca del personaje principal y empatizar con ella. 

Una cosa que me ha llamado mucho la atención y que me ha fascinado es que al inicio de cada capítulo, nos pone el nombre (en islandés, por supuesto) del lugar donde se va a desarrollar la acción en ese momento. Lo que yo hacía era, movil en mano, buscar los sitios de los que hablaba y mirar las fotografías, lo cual me encantaba porque todavía me metía más en la historia. El poder ver y hacerme una idea un poco más exacta de todos los lugares que Laura, junto con Orri y Gudjon iban visitando, ha sido muy muy chulo y creo que nunca he disfrutado tanto de la ambientación de un libro. Eso sí, tienen nombres imposibles de pronunciar.
En la foto: Reikiavik. La primera ciudad que visita Laura. 

En cuanto a los personajes, Laura me encanta porque es una chica que evoluciona muy bien en el libro. Empieza siendo una persona que está muy agobiada por la situación que tiene en casa y, cuando decide irse y conoce a Orri y Gudjon, también descubre una parte de ella, o mejor dicho, redescubre una parte de ella misma, que hace tiempo que se había quedado oculta. Me parece genial una escena del libro [cuando Laura le cuenta a los chicos que sufría maltrato psicológico por parte de su exnovio], porque está contada con una seriedad y con un tacto impecable, lo cual me parece súper importantísimo ya que, mediante la lectura habrá gente que pueda estar pasando por la misma situación y no sepa verlo o no sepa identificarlo como tal. Me parece estupendo que a las cosas se le llamen por su nombre, que se actúe y que se cuente el cómo se tiene que actuar [mi parte favorita con este tema es cuando está Laura sentada en el baño con el edredón y le dice a su ex hasta del mal que tiene que morir, dejándole las cosas claras y plantándole cara].

En lo que respecta a los chicos, Orri me parece el típico chico que puede ser tu mejor amigo, la típica persona en quien podrías confiárselo absolutamente todo, me parece una persona super tierna y es que es imposible no cogerle cariño. 
Con Gudjon, en cambio, he tenido siempre sentimientos encontrados con él. A veces me parecía un borde insufrible, otras me lo quería quedar para mi para siempre y tengo muchísima curiosidad por saber en quién se ha inspirado la autora para definirlos. Por curiosidad pura y dura. Pero en general, me ha encantado la relación de los tres personajes, me parece una amistad preciosa y los he disfrutado muchísimo a cada uno.

Otra cosa que me ha gustado mucho en lo que se refiere a la historia, por hablar un poco de la trama ya que hemos hablado de la ambientación, es que en todo momento se hila todo muy bien. A parte, se incluyen elementos que llaman mucho la atención y hace que la trama gane todavía más interés. A propósito de estos elementos, hay un punto del libro que pega un giro tremendo que para nada me podría esperar y os aviso: llegados a este punto, no vais a poder parar de leer. Era tal el enganche que llevaba y el giro tan drástico que no pude aguantarme las ganas de llorar, y mira que me cuesta llorar con un libro, pero está contado de tal forma que se me escapaban las lagrimillas sin querer. 

Para ir terminando, como habréis supuesto, es un libro que recomiendo mucho y que, si no conocéis o no habéis leído nada de Laia Soler, os animo a que lo hagáis. Creo que este libro es un buen punto de partida para conocer a esta autora porque sabe crear historias en las que te puedes sentir identificado con los personajes porque están muy bien definidos, son muy reales y tiene la capacidad de darle la vuelta a las situaciones y sorprenderte, hasta el punto de no poder parar de leer y dejar correr alguna que otra lágrima. 

Espero que me contéis por aquí abajo si habéis leído el libro y qué os parece y sobre todo, si habéis llegado hasta aquí, agradeceros que os hayáis tragado todo el tostón. 

Si la reseña os ha gustado u os ha parecido interesante, podéis compartirla con los botones que hay aquí abajo en las redes sociales, se agradece muchísimo y me estáis ayudando lo que no está escrito. 


Podéis seguirme en mis Redes Sociales: 

Pincel Shading Brush de Real Techniques

5 de diciembre de 2017

Hace tiempo que no hago un review de brochas y, realmente, tengo que ponerme las pilas, porque la familia ha ido creciendo y creo que es un tema bastante interesante, sobre todo si queréis renovar la pincelería y queréis opciones que estén bien de precio y que funcionen a las mil maravillas. 

Hace tiempo que andaba buscando un pincel para aplicar sombras que no fuera en lengua de gato, ya que para el día a día busco algo que me resulte cómodo, así que me topé con este pincel de Real Techniques.



Como veis, a simple vista es un pincel que no dice mucha cosa. Es un pincel pequeño perfecto para aplicar sombras en polvo, ayudándonos a la vez a difuminar un poco las sombras a la vez que las aplicamos. Es realmente útil este pincel sobre todo por lo que comentaba antes, si queréis algo rápido para el día a día, podéis aplicar sombras y con el mismo pincel difuminarlo, porque no tiene las cerdas muy compactas. Es un plus!



Las ventajas que tiene este pincel es, que al ser pequeño, podemos definir muy bien donde queremos colocar las sombras, por lo que conseguimos una mayor precisión. Si es que son todo ventajas.
También me gusta que el peso es muy muy ligero debido al material del mango y, como podemos ver, en la parte trasera es de color negro de goma que permite una mejor sujeción y evitar que se resbale. Además las cerdas son super suaves y muy gustositas. 

Este pincel forma parte del Set "Starter Kit" que podéis comprar en un pack junto con otros pinceles o por separado, como es mi caso. Además es un pincel muy barato que creo que por unos 6€ lo podéis tener y es muy fácil encontrarlo. Este, por ejemplo, lo compré en perfumerías Druni, pero seguro que lo tenéis webs como Maquillalia. 

Para que os hagáis una idea si me gusta esta brocha, he terminado comprándome otra porque es la que más utilizo a la hora de aplicar sombra para diario, así que obviamente, os la recomiendo muchísimo! 


Me gustaría que me comentarais si habéis probado esta brocha y si es así, que me comentéis qué os parece! 

Prometo traeros pronto más post sobre brochas, que tengo que hablaros de unos cuantos descubrimientos!! 


Sígueme en mis Redes Sociales: